Ψ Psicóloga
     Lola Salinas

Problemas Sexuales
Eyaculación (REI)


Control de la eyaculación mecánico y mental 


En la eyaculación hay una parte mecánica (fisiológica) y otra mental (cognitiva). La parte mecánica está al servicio y depende de la parte mental.

La eyaculación se produce en un proceso de decisión mental. El cerebro decide "SI" eyaculo o "NO" eyaculo. Como en un proceso binario, típico de los ordenadores, solo hay dos alternativas. Esta decisión aunque no la hagamos conscientemente, se produce. El objetivo es hacerla de forma consciente.

Por otra parte, una vez que tomamos la decisión, la eyaculación es un proceso mecánico que se inicia en el cerebro, continúa en las glándulas seminales -junto a la próstata-, sigue en los conductos eferentes y termina en el meato urinario y por fin en la expulsión del líquido seminal por el orificio del glande. Todo esto se produce en unos segundos que nos pueden parecer insignificantes pero que podemos aprender a sentirlos a cámara lenta, como si ralentizaramos nuestros sentidos. Se llama 'punto de no retorno' a ese momento en que nuestra voluntad ya no puede echar marcha atrás el proceso mecánico que hemos iniciado.

El cerebro rige todos nuestros actos y conductas. La eyaculación involuntaria también está regida por el cerebro. Cuando la eyaculación no es voluntaria ni satisfactoria es porque nuestra decisión no está entrenada, no está bien orientada, no la hacemos consciente y coherente con nuestros objetivos, o bien porque tenemos objetivos contradictorios (quiero durar pero quiero sentir mucha intensidad).

Podemos aprender a regular nuestra conducta y nuestras respuestas.

Cuando logramos esa regulación de nuestra respuesta, sentimos una inmensa satisfacción. Somos más conscientes del placer y disfrutamos con mayor intensidad de nuestros juegos y sensaciones.

Más información sobre eyaculación voluntaria e involuntaria en nuestra web específica de eyaculación. http://controleyaculacion.com/index.html


©LolaSalinas