Ψ Psicóloga
     Lola Salinas

La Consulta de Psicología

Enfoque Psicológico

Contenidos: Qué es la Psicología de la Salud; Diferencias entre Psicología Positiva y otras escuelas; Cómo actúa la Psicología Positiva; Características de la Psicología Positiva; Ventajas de la Psicología Positiva.

La Psicología de la salud interviene  en procesos de malestar psicológico y conductas disfuncionales, al tiempo que estudia, divulga y promueve el bienestar.

Dentro de la psicología de la salud podemos encontrar distintas escuelas de intervención: psicoanálisis, psicología conductista, psicología cognitivo conductual, psicología humanista, etc. Cada una de estas escuelas ha realizado importantes aportaciones, imprescindibles para el desarrollo de la psicología. Sea cuál sea el paradigma o escuela desde el que se trabaje, esas aportaciones resultan de gran ayuda, por lo que su integración en la orientación general es muy recomendable.

La Psicología Positiva (Selligman) es uno de los paradigmas de intervención más actuales, completos y reconocidos. Se enriquece de la experiencia y conocimiento acumulado por las distintas escuelas, poniéndose al servicio del bienestar de las personas. Es un marco científico-profesional de intervención y ayuda psicológica.

La Psicología Positiva es muy repetuosa con las necesidades reales del cliente, no trata de imponer modelos, expectativas, objetivos o clichés. Muy al contrario, su objetivo es intervenir y ayudar para que el cliente logre su propio estilo de bienestar, un bienestar a medida que encaje con su personalidad, necesidades, recursos y condiciones.

El objetivo final es que logres un nivel de bienestar estable y sólido que te permita emprender tu vida con confianza en tus recursos, plenitud y satisfacción.

Se ha simplificado mucho en la divulgación sobre la Psicología Positiva. Uno de los clichés más habituales es que reduce el problema a la situación del individuo, responsabilizando sólo a la persona de su problemática. Nada más lejos de la realidad, se aborda el problema individual en el contexto social de la persona, como un sistema en el que todas las partes están imbricadas e interactúan.

Otro de los clichés que se le han asignado es que el malestar se trabaja de un modo superficial, no yendo a la raíz del problema. Tampoco esta afirmación es cierta. Es cierto que no se limita a realizar psicoanálisis, pero si lo contempla, porque contempla el análisis funcional del malestar, buscando la raíz del mismo, los síntomas, los factores subyacentes, las resistencias (conscientes e inconscientes) y los condicionantes ambientales y personales.

Por otra parte, el hecho de que el trabajo psicológico de la persona se beneficie de la utilización de sus habilidades y recursos saludables (positivos), contribuye a entrenar un modelo más realista, que se recrea menos en el problema y maneja de forma eficaz la solución al mismo. Este enfoque trabaja con cogniciones, esquemas, creencias, emociones, conductas, sistemas, hábitos y cualquier expresión personal o cultural que intervenga en el malestar.

Características de la Psicología Positiva

La Psicología Positiva se define por una serie de características:

Realismo: La Psicología Positiva significa ver la realidad tal como es. Desde ese realismo, vamos a ser capaces de lograr confianza sólida en nuestros recursos y potencial para aprender y desarrollar habilidades.

Contexto: Entorno de la persona, relación con el mismo, problemas o dificultades en los que puede intervenir y límites que el propio entorno le impone.

Funcionalidad: Se la denomina Positiva porque en todo el proceso, principalmente, se basa en los Rasgos funcionales, sanos y eficaces que ya posee la propia persona para mejorar, corregir o eliminar los ragos y conductas que son disfuncionales.

Objetividad: El enfoque de la Psicología Positiva nos ayuda a identificar bien nuestras necesidades reales y a evaluar con objetividad nuestras capacidades y déficits para ayudarnos a solucionar los problemas actuales.

Motivación: Todas las personas tienen capacidades y potencial de desarrollo muy amplio. La motivación, la buena orientación, las herramientas y técnicas apropiadas forman parte del trabajo en Psicología Positiva.

Rigor: La Evaluación que realiza el/la psicólogo se lleva a cabo sobre el cliente y sobre sí mismo. La auto-observación es necesaria para mejorar la eficacia de la relación psicóloga/cliente y lograr los objetivos.

Flexibilidad: Existen muy diversas técnicas, terapias y métodos de tratamiento, cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. La mayor eficacia para lograr los objetivos de bienestar se logra aplicando el método que mejor se adapta al perfil de nuestro cliente.

Humanismo: La Psicología Positiva se aleja de los clichés, las idealizaciones, las autoexigencias, los deberías, los tendrías y las expectativas falsas y exageradas que tanto mal hacen a la sociedad y a las personas que habitamos este mundo.

Reconocimiento y Valoración: Una de las claves de la motivación es la capacidad para reconocer los méritos propios, valorando adecuadamente los logros obtenidos (que generalmente damos por hecho), el esfuerzo, las habilidades y las actitudes positivas que nos han permitido alcanzarlos.

©LolaSalinas